Foro Imperio Numismático
Hola, bienvenido...

¿Todavía no estás registrado?
¿A qué esperas?
¡¡Regístrate a esta gran comunidad!!


PASA Y DISFRUTA




Foro numismático dedicado al estudio, y a la identificación, de monedas, billetes y algunos objetos relacionados con la numismática.
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  Webs de numismáticaWebs de numismática  Recogida de firmasRecogida de firmas  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Imperio-Numismático
Últimos temas
G@LERíA de los F0RER0S
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada
¡¡ Artículos de interés !!
Reconocimientos





Guia emperador
Las mujeres del Imperio
Algunas cecas...
¡Respeta las normas!
No está permitido mencionar el origen de los objetos mostrados.
NORMAS del FORO ¡¡A leer!!
Un momentico Por lo tanto, si se incumple alguna de las normas, el moderador o administrador se verá en la obligación de borrarlo o editarlo sin previo aviso.
Directorio

Redes sociales

Síguenos en...
Comparte | 
 

 EL ALTAR DE LA VICTORIA Y LA CULPA DEL CRISTIANISMO.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
correcamino
PRINCIPALIS MAYOR
avatar

País : España
Masculino
Géminis Tigre
Cantidad de envíos : 1975
Edad : 67
Localización : Extrema y Dura.
Actividad : 2264
Fecha de inscripción : 23/08/2009

MensajeTema: EL ALTAR DE LA VICTORIA Y LA CULPA DEL CRISTIANISMO.   Miér Sep 13, 2017 11:31 pm


- EL ALTAR DE LA VICTORIA Y LA CULPA DEL CRISTIANISMO.

El Altar de la Victoria se situaba en la Casa del Senado Romano y, entre sus adornos, estaba una estatua de oro de esa diosa. Algunos dicen que procedía de la región de Epiro y que ya en el año 272 a. C. había sido capturada y llevada a Roma. Otros afirman que fue regalada por Julio César después de sus “52 victorias” y, algunos más, que fue su sucesor Augusto el que lo hizo después de la batalla de Actium contra M. Antonio y la Cleo. Sus avatares fueron increíbles, ya que tan pronto la quitaban como la volvían a poner, pero todo ya en época imperial. Resumiendo, el emperador Graciano en 382 la quitó, Valentiniano II no la quiso reponer a pesar de que se lo pidieron insistentemente, Juliano, el apóstata ése, la restituyó, Constantino la volvió a hacer desaparecer; durante el período del 392 al 394 volvió a estar en su sitio gracias al emperador Eugenio, pero llegó el Papa Dámaso y… se acabó lo que se daba. Alguno dirá: con la Iglesia hemos topado.

Efectivamente y a pesar de que llegó a formarse un nuevo partido político denominado “REACCIÖN PAGANA” todos los esfuerzos fueron en vano.

Quinto Aurelio Simaco (Simmaco), de la reconocida, laureada y aplaudida “gens” Aurelia y autor de “Panegíricos” (discursos), o, de 965 cartas, fue su fundador. Lo único que pretendía este admirado personaje era restablecer el antiguo culto a los dioses de Roma de toda la vida, incluida la diosa Victoria, por supuesto y gracias a cuya intervención en tan numerosas ocasiones, Roma era todo lo grande y poderosa que una nación podía serlo. Pero nada, el Papa ese, lo acusó de perseguir a los “cristianos de toda la vida, digo, de aquella época” y logró que lo condenaran y que lo desterraran y, si pudo volver es porque el pueblo le eligió cónsul en el 391 d. de C.

Simaco tuvo sus seguidores y el “Partido Pagano” (P.P.) siguió luchando por su ideal: abolir el nefasto monoteísmo cristiano-judaísmo impuesto y volver a la cultura, poder y culto de los antiguos dioses. Uno de esos seguidores fue un descendiente de otra reconocida familia republicana: Claudio Rutilio Namaciano, que a pesar de haberse criado entre los bárbaros galo-celtas supo interpretar la época de decadencia que se avecinaba para Roma. Según él, y al final tuvo razón, la política utilizada por los que él llamaba “Lucífugi Viri”, (“los hombres que huyen de la luz”) curas y monjes que se encerraban en sus monasterios y conventos a vivir del cuento, de los demás y verlas venir, llevó a la gran Roma al decaimiento.

Quienes habían afirmado, como éste Rutilio último que he mencionado, que decía sobre la inmortal Roma en su obra “De redito Suo” (El regreso): “FECISTE PATRIAM DIVERSIS GENTIBUS UNAM” tenía toda la razón del mundo: “” Roma hizo una sola patria para pueblos muy diversos””, pero los oscuros “Lucifuji Viri” iban a acabar con esa potente unión de pueblos diferentes.


(Nota final: No sé por qué, me estoy acordando en estos momentos de quienes supieron unir… y, de no sé quienes c… quieren separar… bah, tonterias correcamineras).

UN SALUDO DE UNION... judersss, hoy me he alargado demasiado, pero me ha sido imposible resumir más la veintena de folios que tengo sobre el tema.


No preguntes por saber, pregunta para entender.
Volver arriba Ir abajo
itubal
OPTIO
avatar

Cantidad de envíos : 934
Actividad : 740
Fecha de inscripción : 13/03/2014

MensajeTema: Re: EL ALTAR DE LA VICTORIA Y LA CULPA DEL CRISTIANISMO.   Jue Sep 14, 2017 12:06 am

Muy buen post....como siempre.
Yo siempre que sale la palabra unir, unión. ..pienso en el pegamento.
Volver arriba Ir abajo
Granada
MODERADOR
avatar

País : España
Masculino
Sagitario Mono
Cantidad de envíos : 10374
Edad : 60
Localización : Granada
Actividad : 7263
Fecha de inscripción : 22/02/2013

MensajeTema: Re: EL ALTAR DE LA VICTORIA Y LA CULPA DEL CRISTIANISMO.   Jue Sep 14, 2017 3:26 am

La verdad es que los cristianos terminaron haciendo lo mismitico que les habían hecho a ellos, perserguir, matar, destruir...


Con todo mi respeto:



http://rae.es/recursos/diccionarios/drae
http://www.como-se-escribe.com/
Por la sensibilización de escribir decentemente.
Volver arriba Ir abajo
philippusrex
NOVUS
avatar

País : España
Masculino
Escorpio Búfalo
Cantidad de envíos : 22
Edad : 19
Actividad : 5
Fecha de inscripción : 28/01/2017

MensajeTema: Re: EL ALTAR DE LA VICTORIA Y LA CULPA DEL CRISTIANISMO.   Dom Sep 24, 2017 11:34 pm

Una vez más, tenemos en nuestras manos otra "joyita" de corrementiras, digo correcamino, en la que se expone, según creo entender, que nada más y nada menos que fueron los cristianos los culpables de la desaparición del imperio. Los monjes, esas "oscuras personas que huyen de la luz" fueron los responsables de la caída. Quizás, lo que el autor no quiso decir es que el imperio desapareció por obra y gracia de su propio funcionamiento.

El imperio romano, como casi todos los estados de la antiguedad, vivía de lo que le robaba al vecino. Era así, todos lo hacían, por lo que Roma fue creciendo y sobreviviendo gracias a lo que ganaba de las campañas contra otros pueblos: cartagineses, íberos, griegos, galos, etc. Y dado que vivía de esto, en el momento en el que comenzase a vivir de sus propios recursos, es decir, en el momento en el que ya no se conquistases más, el imperio comenzaría su larga marcha hacia la decadencia.
Y esto fue lo que pasó, y el imperio podría haberse desplomado mucho antes de nos ser porque Trajano conquistó la Dacia, lo que le reportó un jugoso botín y numerosas minas de plata gracias a las cuales pudo reactivar la economía del imperio, porque en aquel momento apenas existía el comercio. La decadencia, por tanto, es un fenómeno que ya viene a verse a partir de finales del siglo II, en época de Antonino Pío y, sobre todo de Marco Aurelio. Entonces es cuando el imperio comienza su larga pero inexorable marcha hacia la desaparición de Roma en occidente.

Dicho esto, está claro que el autor ha infamado gratuitamente al cristianismo achacándole la decadencia imperial. No es solo un análisis simplista y erróneo, sino además insultante, pues esos "oscuros personajes" que según el autor vivían del cuento, salvaron gran parte de las obras y de la cultura de la antiguedad de la destrucción que pudo haber ocurrido tras la caída del imperio de occidente a partir del siglo V. Ya vemos como algunos agradecen tan magna obra.


"Si ignoras lo que ocurrió antes de que nacieras, siempre serás un niño" Cicerón
Volver arriba Ir abajo
philippusrex
NOVUS
avatar

País : España
Masculino
Escorpio Búfalo
Cantidad de envíos : 22
Edad : 19
Actividad : 5
Fecha de inscripción : 28/01/2017

MensajeTema: Re: EL ALTAR DE LA VICTORIA Y LA CULPA DEL CRISTIANISMO.   Dom Sep 24, 2017 11:49 pm

Por no hablar, además, de otro factor no menos importante: salvo contadas excepciones, casi todos los emperadores morían en extrañas circunstancias (por no decir asesinados) y, en casi todos los casos, estallaba a su muerte una guerra de sucesión que hacía mella en la integridad del imperio.

Además de algunos intentos secesionistas como el imperio galorromano o el imperio de Palmira. Desastres militares, epidemias, crisis de la producción y un largo etcétera.


"Si ignoras lo que ocurrió antes de que nacieras, siempre serás un niño" Cicerón
Volver arriba Ir abajo
correcamino
PRINCIPALIS MAYOR
avatar

País : España
Masculino
Géminis Tigre
Cantidad de envíos : 1975
Edad : 67
Localización : Extrema y Dura.
Actividad : 2264
Fecha de inscripción : 23/08/2009

MensajeTema: Re: EL ALTAR DE LA VICTORIA Y LA CULPA DEL CRISTIANISMO.   Lun Sep 25, 2017 9:13 pm

- Veo que no a todos les gusta. (pero no hace falta insultar)

- A ver... si éste... que andaba por ahí traspapelado... ¡Va de los mismos hechos históricos!


DAMASO Y LA ESTATUA DE LA DIOSA VICTORIA.


Dámaso, sin entrar en escena, obtuvo en Roma un triunfo importante para el cristianismo: la remoción de la estatua de la Victoria de la sala del Senado.

Quizá donde estaba simbolizada esta lucha era en la susodicha estatua de la Victoria, el símbolo más venerable del paganismo oficial. Toda de oro macizo, representaba a una mujer de aspecto marcial y formas opulentas, que desbordaban los pliegues holgados de su túnica, ceñido el talle por un cinturón guerrero. La diosa, ágil y robusta, se apoyaba sobre un pie desnudo, extendiendo, como un ave divina, sus ricas alas, en actitud de cobijar a la augusta asamblea. Delante de la estatua había un altar, donde cada senador, al entrar en la curia, quemaba un grano de incienso y derramaba una libación a los pies de la diosa protectora del Imperio.

Esta estatua, que para los cristianos era objeto de escándalo y para muchos miembros del patriciado como el postrer vestigio de la pujanza política del paganismo, sufrió numerosas vicisitudes. Verdadero símbolo de la vieja religión, compartió con ella su suerte. Durante la lucha de los cultos, que llena todo el siglo IV, la Victoria desciende de su pedestal cuantas veces el cristianismo sale triunfador, y vuelve a encumbrarse en el solio cuando el culto de los dioses reanuda su ofensiva. El emperador Constante la retira, la vuelve a restablecer. En el viaje a Roma de Constantino la manda de nuevo retirar. Fuera Constantino de Roma, la mayoría pagana del Senado la restablece en su sitio. Joviano la deja en paz. Valentiniano la tolera; pero la suprime una orden de Graciano, el primero de los emperadores que se mostró cristiano en la vida pública y en la privada.

El dolor de los senadores paganos fue grande, y enviaron una comisión a Milán, donde residía el emperador, para pedirle la revocación de la orden; pero los cristianos del Senado se adelantaron, pues llegó antes a Milán una carta de San Dámaso, y Graciano se negó a recibir a los comisarios, persistiendo en su resolución. Todavía la lucha perdura, pues a la muerte trágica de Graciano, ocurrida al año siguiente, ocupa el trono Valentiniano II, de quien creyeron poder obtener en su inexperiencia lo que negara resueltamente el anterior emperador. Entonces entran en juego dos hombres importantes. Símaco, prefecto de la ciudad de Roma, pagano acérrimo de la vieja escuela, que presenta un alegato lleno de nostalgia por los dioses paganos, que dieron el poderío y grandeza a Roma a través de mil doscientos años de su historia, y San Ambrosio, que vindica la causa cristiana.

En fin, son los últimos estertores del paganismo clásico. También Prudencio, en su poema Contra Simmacum, nos ha contado los últimos incidentes de este duelo, que acabó con la victoria definitiva del cristianismo:

Vincendi quaeris dominam?
Sua dextera cuique est et Deus omnipotens


(("¿Quieres saber cuál es la diosa Victoria? El propio brazo de cada uno y la ayuda de dios todopoderoso." La Victoria pagana ha plegado definitivamente sus alas para abrirlas al lábaro de la cruz)).

SALUDOS VICTORIOSOS de Correcamino.



No preguntes por saber, pregunta para entender.
Volver arriba Ir abajo
 
EL ALTAR DE LA VICTORIA Y LA CULPA DEL CRISTIANISMO.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Imperio Numismático :: GENERAL :: HISTORIA / ARQUEOLOGÍA-
Cambiar a: