Los arqueólogos de la Universidad de Granada que han hecho este hallazgo en el sitio de Villavieja de Fuentes de Cesna lo califican de "joya de la prehistoria andaluza en el siglo XXI"